vacunas1a1

VACUNAS 1 A 1

Hepatitis A

¿Qué es la hepatitis A?

Es una inflamación del hígado causada por el virus de la hepatitis A. Los síntomas más frecuentes son malestar, náuseas, dolor abdominal y posteriormente ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas), heces blanquecinas y orinas oscuras. La evolución habitual es lenta (semanas) hacia la curación, pero existe un pequeño porcentaje de casos que desarrollan una hepatitis fulminante con alta mortalidad. En los niños, especialmente los menores de 6 años, la infección con frecuencia es asintomática y pasa desapercibida, aunque pueden ser una fuente de contagio.

Se contagia fundamentalmente por vía fecal-oral, a través del contacto directo con personas infectadas. El mayor riesgo de infección se produce en contactos domiciliarios, guarderías, colegios, campamentos, etc. Existe también transmisión indirecta a través del agua o los alimentos contaminados.

La hepatitis A es una enfermedad de distribución universal, muy contagiosa. A diferencia de la hepatitis B, no existe riesgo de evolución a hepatitis crónica, por lo que puede ser considerada como una enfermedad de poca gravedad. Sin embargo, la posibilidad de brotes en guarderías, colegios y campamentos, junto a la conveniencia de prevenir la evolución a formas fulminantes, especialmente en determinada población de riesgo, hacen necesaria la existencia de una vacuna eficaz.

Se deben administrar dos dosis separadas por un intervalo de 6 a 12 meses.

Se pone por vía intramuscular en el muslo en la cara antero lateral en niños menores de 1 año y en el brazo zona del deltoides  en los mayores. La vacuna de la hepatitis A se puede administrar simultáneamente con otras vacunas del calendario.

La segunda dosis de vacuna puede ponerse en cualquier momento sin necesidad de volver a reiniciar la pauta.

Solo en casos de reacción alérgica grave tras la primera dosis. No se recomienda la vacunación en niños menores de 1 año por la posibilidad de que la vacuna interfiera con los anticuerpos maternos.

La vacuna frente a la hepatitis A es segura y bien tolerada. Como ocurre con otras vacunas, existe la posibilidad de presentar reacciones locales leves como enrojecimiento o dolor en el lugar de la inyección y, con menor frecuencia, fiebre o malestar.

  • 1
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9