vacunas1a1

VACUNAS 1 A 1

Virus del Papiloma Humano (VPH)

¿Qué es el VPH?

Es un grupo diverso de virus ADN perteneciente a la familia de los Papillomaviridae y representan una de las enfermedades de transmisión sexual más común, conociéndose más de 100 tipos virales que, en relación a su patogenia oncológica, se clasifican en tipos de alto y de bajo riesgo oncológico. La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) considera que los tipos de VPH 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59 y 66 son carcinógenos para los humanos (tipos de alto riesgo oncológico) y que otros tipos, incluidos el VPH 6 y el VPH 11, son posibles carcinógenos para los humanos (tipos de bajo riesgo oncológico).

En la mujer, el cáncer de cuello del útero se produce solamente si ha habido una infección previa por el virus del papiloma humano (VPH), llamado también papiloma virus. Este virus afecta a más de la mitad de las mujeres que tienen relaciones sexuales, aunque en la gran mayoría de ellas no les provoca ningún problema y vencen la infección sin tan siquiera haberla notado. Solo cuando persisten los virus durante muchos años (20-30) en el organismo y si son de determinadas familias concretas (tipos), es cuando pueden producir un tumor maligno.

El papiloma virus se contagia por medio de las relaciones sexuales. La probabilidad de desarrollo de cáncer es mayor cuanto más precoz sea el inicio de estas relaciones y mayor el número de parejas. También influyen otros factores como el tabaquismo y los problemas inmunitarios.

En la actualidad hay dos vacunas, Gardasil® y Cervarix®; ambas protegen contra los dos tipos de papiloma virus que con mayor frecuencia (70-80%) son causantes del cáncer. Las personas vacunadas desarrollan defensas que evitan la infección por estos virus en caso de contacto, aunque hay que tener muy presente que no todos los virus implicados en los tumores malignos del cuello uterino están contenidos en las vacunas disponibles hoy en día.

La vacuna Gardasil® protege también contra la infección por los papiloma virus que con más frecuencia causan las verrugas genitales benignas. Un reporte del 02 de Noviembre del 2011 del Departamento de Salud Pública de Australia publica la desaparición de las verrugas genitales en Australia tras 4 años de vacunación de chicas adolescentes y mujeres jóvenes con vacuna tetravalente frente al papiloma virus humano, con una cobertura de pauta completa (3 dosis) del 70 %. Las conclusiones del estudio da cuenta que las verrugas genitales desaparecieron prácticamente en ese grupo de edad en Australia, incluyendo a los varones heterosexuales. (Fuente: Department of Public Health. Melbourne Sexual Health Centre. Australia).

El momento ideal para vacunarse contra los VPH oncogénicos es antes del inicio de la actividad sexual. Sin embargo, dado que el riesgo de infección con VPH oncogénicos  persiste durante toda la vida de la mujer, la vacunación sigue siendo una herramienta de prevención importante, aun después del inicio de la vida sexual.

No. No te confundas, la vacuna y la citología son diferentes; la vacunación no reemplaza la citología. La citología detecta las lesiones pre-cancerosas y el cáncer, pero no los previene, mientras que la vacuna si previene la infección por VPH y el cáncer de cuello uterino en un alto porcentaje.

Las mujeres vacunadas deben continuar realizando sus controles ginecológicos regularmente según las recomendaciones vigentes y las de su médico.

La mejor forma de prevención es la que combina la vacunación con los exámenes periódicos con lo cual se alcanzara  la mayor reducción del número de casos de cáncer de cuello uterino y de lesiones pre-cancerosas.

  • 1
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9