¿QUÉ ES LA CADENA DE FRÍO?

Es un conjunto de normas, actividades, y procedimientos que aseguran la correcta conservación de las vacunas entre +2°C y +8°C, durante su almacenamiento, transporte, manipulación y distribución, desde el laboratorio que las produce hasta su aplicación a la población.

BIOVAC  cumple con los estándares de cadena de frio proporcionados por la UNICEF, OMS/OPS y el ministerio de salud.

BIOVAC  aplica actuales tecnologías para el monitoreo de la cadena de frío., como es el Dataloggers que permite realizar un registro electrónico de temperatura prolongado y con importantes detalles, en relación a cambios de temperatura.

Fases de la cadena de frio

Desde que se fabrican hasta que se administran, las vacunas pasan por las fases de distribución, almacenamiento y manipulación. Las actividades y recursos necesarios para desarrollar los programas de vacunas, varían sensiblemente en cada una de estas fases. Al realizar la planificación logística, habrá que adecuar los recursos y las actividades de cada una de las fases de frío, al nivel donde se aplique.

Elementos de la cadena del frío 

Las siguientes recomendaciones se deben aplicar para el manejo y mantenimiento de refrigeradores para asegurar la calidad de las vacunas:
  • Instalar la nevera a la sombra y lejos de toda fuente de calor, a la sombra, a unos 15 cm. de distancia, como mínimo de la pared y del techo, en posición perfectamente nivelada. Una forma sencilla de comprobar si existe desnivel en el piso, es colocar sobre la refrigeradora o nevera un plato con agua y observar la posición del líquido.
  • Compruebe si la nevera está bien enchufada (debe estar enchufada directamente a la red, y no por medio de extensiones eléctricas). La temperatura se puede regular haciendo girar el botón de control. Enfría más hacia los números más altos o hacia donde dice más frío y debe hacerse sin vacunas en su interior. Es importante hacer ajustes pequeños y dejar estabilizar la temperatura antes de hacer un nuevo ajuste. Una vez que se ha alcanzado la temperatura dejar unas 12 horas en funcionamiento hasta tanto estar seguro de que la temperatura de nevera oscila entre +2 y +8 0C, en cuyo caso se puede colocar las vacunas en el interior de la nevera.
  • Todas las neveras deben tener un termómetro. Diariamente, se debe verificar la temperatura interior de la refrigeradora o nevera, que debe mantenerse entre 2ºC y 8ºC.
  • Diariamente se debe registrar la temperatura de la nevera, en la hoja de control de temperatura y la misma debe colocarse en la tapa de la nevera. El registro de debe ser diario, 2 veces al día, una vez a primera hora de la mañana y la otra al final de la tarde.
  • No se deben apilar vacunas. Hay que dejar un espacio entre éstas para que circule el aire frío entre las mismas.

Al colocar las vacunas en la cámara, nevera o frigorífico, deberán tenerse en cuenta tres aspectos: la termoestabilidad, la accesibilidad y la caducidad. Es conveniente almacenar las vacunas más termolábiles, es decir, las menos resistentes a temperaturas elevadas, en las zonas más frías de la cámara o nevera, reservando las zonas menos frías para el almacenamiento de las vacunas más termoestables. Cuando se trate de almacenar vacunas en frigoríficos, nunca deberán colocarse éstas en la puerta del mismo. En cuanto a la accesibilidad, es importante, sobre todo cuando se trate de cámaras o neveras grandes, que las vacunas de uso más común se almacenen en las zonas o espacios más fácilmente accesibles ya que, durante el almacenaje de vacunas, no sólo debe acotarse el número de aperturas sino limitar la duración de éstas. En caso de almacenar lotes de distinta caducidad, siempre serán los de caducidad más próxima los que tengan prioridad de salida.

 

 

 

 

Vacunas que no deben congelarse

BCG

CÓLERA

DTP (solas o en combinación)

HAEMOPHILUS INFLUENZAE TIPO B

HEPATITIS B

HEPATITIS A

INFLUENZA

MENINGOCOCICA

NEUMOCOCICA

POLIOMIELITIS (TIPO SALK)

RABIA

SRP (solas o en combinación)

TIFUS (oral o inyectable)

Vacunas que pueden congelarse

FIEBRE AMARILLA

POLIOMIELITIS ORAL

VARICELA

Vacunas que deben protegerse de la luz rigurosamente

BCG

POLIOMIELITIS ORAL

SRP (separadas o en combinación de una vez reconstituidas)

Un planteamiento global de la seguridad de las inmunizaciones abarca, la calidad de las vacunas, el mantenimiento de la cadena del frío, la administración de las vacunas, la comunicación de información adecuada sobre las inmunizaciones, la eliminación de las agujas e instrumentos cortantes y la vigilancia de los sucesos adversos posteriores a las inmunizaciones. La cultura de la seguridad de las inmunizaciones debe practicarse a todos los niveles del sistema de atención de salud.

Como una medida para garantizar la calidad, eficacia y acción protectora de las vacunas, el Centro de vacunación BIOVAC  cuenta con un generador  eléctrico como medida de contingencia para asegurar el suministro eléctrico  en momentos de interrupción. 

WhatsApp chat